IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 1 de junio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.00t

18.75

Peña: de Gordillo a El Chapo

28 de febrero, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Itinerario Político

Con casi un año de distancia, el gobierno de Enrique Peña Nieto hizo posible lo impensable: la detención y proceso penal contra la líder sindical más detestada por la mayoría de los mexicanos y —casi 12 meses después—, la recaptura del criminal más buscado en todo el mundo.

Todo ello a pesar de que malquerientes de Peña Nieto e infaltables sembradores de odio llegaron al extremo de inventar —en su momento— que el gobierno de Peña Nieto sería un desastre si ganaba la elección de julio de 2012 y que —como parte del desastre— serían muchos los “intocables”, entre ellos la profesora y el jefe del Cártel del Pacífico.

Los malquerientes del peñismo llegaron al extremo de asegurar que sería tal la impunidad en ese gobierno que la profesora Elba Esther Gordillo ocuparía la Secretaría de Educación Pública, mientras que otros tantos —y tontos—, se tragaron el cuento de que El Chapo habría financiado la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, las efectivas acciones de gobierno de Peña Nieto —lo que científicos del análisis político llaman eficacia de gestión—, no sólo echaron por tierra buena parte de los mitos del regreso del PRI al poder presidencial sino que rápidamente —y les guste o no—, colocaron al mexiquense como uno de los presidentes más eficientes en décadas.

Es decir, que en poco más de un año Peña Nieto hizo no sólo más de lo que no hicieron muchos presidentes juntos, sino que pegó donde pocos se habían atrevido y otros no pudieron.

Y es que luego de la espectacular detención de la profesora Gordillo —que se llevó a cabo el 26 de febrero de 2013—, el gobierno federal y los partidos políticos —PRI, PAN y PRD—, operaron correctamente la reforma educativa en materia constitucional y su respectiva ley reglamentaria. Y si bien esa reforma y la prisión de Gordillo fueron dos exigencias del PRD, también es cierto que no fue menor el manejo político y la contención de la rabiosa mafia de la CNTE.

Pero la detención de la profesora Gordillo es parte de un logro mucho mayor. Nos referimos al Pacto por México y a las reformas que consiguió ese acuerdo político. Y si bien se trató de un esfuerzo surgido del PRD y avalado por el PAN, lo cierto es que el Pacto y sus reformas resultantes son una de las banderas que más vende dentro y fuera del país el presidente Peña Nieto.

Tampoco fue todo. En materia energética, el gobierno federal también sometió a otro poder fáctico; al poderoso sindicato petrolero, que fue echado del Consejo de Administración de Pemex sin romper siquiera un cristal. Todo ello, claro, acompañado de una ambiciosa reforma energética cuyas leyes secundarias están por ser aprobadas.

Otro poder fáctico que logro contener y regular el gobierno de Peña Nieto —también impensable—, es el de los grandes medios electrónicos de comunicación. Hoy no sólo se acabaron los monopolios en televisión privada sino que habrá nuevas cadenas nacionales. Eso lo consiguió con otra, no menos, ambiciosa reforma: la de telecomunicaciones, también producto del acuerdo y la negociación con la derecha y las izquierdas.

En materia de justicia, otro impensable fue la acción legal emprendida contra Gastón Azcárraga, el otrora poderoso propietario de Mexicana, y quien no sólo saqueó a la empresa sino que cometió el delito de lavado de dinero. Y por todo eso hoy existe una orden de aprehensión contra Gastón Azcárraga.

Y antes de que cayera El Chapo, el gobierno federal logró la detención —en abril de 2013—, de Inés Coronel Barrera y Omar Coronel Aispuro, suegro y cuñado de El Chapo, respectivamente. De igual manera, apenas hace días fue detenido Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40, uno de los fundadores de Los Zetas. En enero pasado fue capturado Armando Ramírez Treviño El X-20, líder del Cártel de El Golfo.

Del Cártel “Jalisco Nueva Generación” fue detenido uno de sus líderes, conocido como El Menchito, mientras que en Michoacán han caído Dionisio Loya Plancarte El Tío y otros cabecillas. Pero lo más importante es que, en mancuerna con las llamadas autodefensas, el gobierno federal hizo retroceder a las bandas de criminales hasta casi la extinción en Michoacán.

No es poco lo conseguido por el gobierno de Peña Nieto —con la ayuda del PRD y el PAN—, y sus eficientes colaboradores —en donde sobresale por su activismo Miguel Osorio—, sobre todo si se toma en cuenta que los augurios por el regreso del PRI eran casi de tragedia. ¿Qué dicen hoy los agoreros del fracaso? Claro, el pendiente es la economía. Al tiempo.

Comparte la nota

Publica un comentario