IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de junio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.40

19.15

Ley de Consulta Popular

28 de febrero, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Bitácora legislativa

Esta semana se dio un intenso debate en el Senado de la República con motivo de la iniciativa de Ley Federal de Consulta Popular que marca una nueva serie de modalidades en la participación ciudadana.

Hoy el país es muy distinto al del viejo régimen. Tenemos procedimientos e instituciones que hasta hace poco tiempo lucían como inimaginables. Hay medios de comunicación más abiertos, organismos constitucionales autónomos, elecciones libres y partidos con acceso a la alternancia política. Todas estas conquistas se han asentadoya plenamente en nuestra cultura política.Lo que sigue en el diseño democrático del país, es una mejor calidad en la participación de los ciudadanos en los temas importantes.

El tema de la participación ciudadana ha sido una conquista de miles de ciudadanos, organizaciones sociales y los propios partidos políticos, conscientes de la necesidad de mayor integración ciudadana en los procesos de elaboración de políticas públicas.

Vamos a ver que derivaciones tiene. Seguramente puede ser en beneficio de la gente y de la calidad democrática.

De acuerdo con el dictamen que se dio a conocer y que ahora pasará a la discusión en la Cámara de Diputados, “serán objeto de consulta popular los temas de trascendencia nacional, que repercutan en la mayor parte del territorio nacional e impacten de manera significativa en la población”. Nada menos en los días recientes, hemos tenido la discusión sobre la posible despenalización en el consumo de mariguana en la capital de la república y eventualmente en todo el país.Seguramente en el futuro mediato será motivo de discusión y bien podría ser fundamento para consulta popular. Este y otros temas estarán en la discusión abierta y podrían no limitarse al debate en los órganos de representación popular.

La consulta es una expresión legal que permite conocer el sentir de la población respecto de temas que polarizan o que puedan presentar polémica.La iniciativa de ley, establece las figuras de quienes pueden solicitar la consulta popular:El Presidente de la República, el 33% de los integrantes de cualquiera de las cámaras del Congreso y al menos el 2% de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral podrán solicitar una consulta popular, según el proyecto.

Me parece un avance sustantivo en la vida democrática de México. Como se dijo en los debates, este instrumento puede ser un mecanismo de apoyo al poder púbico para  la legitimación de ciertas medidas controvertidas.

En la iniciativa, se dice que la Suprema Corte de Justica de la Nación tendrá el encargo de velar por la constitucionalidad de la materia objeto de la consulta. Este tema es relevante en virtud de que una decisión que pase por la consulta puede ser muy aceptada pero eventualmente ser inconstitucional; la Corte deberá asegurarse que la legalidad de las determinaciones no sea motivo de disputa en sí mismo.

La petición para realizar una consulta popular podrá presentarse ante las cámaras del Congreso, según corresponda, “a partir del 1 de septiembre del segundo año del ejercicio de cada legislatura y hasta el 15 de septiembre del año previo al que se realice la jornada electoral federal.”

Se ha dicho también que esta nueva legislación “instruye al Instituto Federal Electoral (IFE) para que promueva la difusión y discusión informada de las consultas que hayan sido convocadas por el Congreso de la Unión, a través de los tiempos de radio y televisión que correspondan al propio Instituto.”

Asimismo, el IFE ordenará la cancelación de cualquier propaganda e iniciará el proceso de sanción que corresponda. “No procederá el trámite de las consultas que sean respaldadas por los mismos ciudadanos cuando éstos rebasen 20% de las firmas de apoyo”, por lo que “en este caso sólo procederá la primera solicitud”.

Los órganos de representación política, particularmente los congresos, deberán tomar esta como una llamada de atención para que sus agendas, realmente contengan los temas de interés ciudadano. En otros países se ha vuelto una rutina la consulta de algunos temas a la gente y este mecanismo ha legitimado muchas decisiones que parecieran impopulares o inalcanzables. Hoy el poder parecen estarlo recuperando los ciudadanos.

Aquellos individuos que participen en una consulta popular deberán presentar como requisito el nombre, la firma, la clave de elector y el número identificador al reverso de la credencial para votar, derivado del reconocimiento óptico de caracteres (OCR) de dicha identificación con fotografía vigente.

Si las firmas que corresponden a ciudadanos que ya hubiesen respaldado otra consulta en el mismo proceso y excedan 20% del total de rúbricas requeridas, sólo se contabilizará la primera firma que haya sido recibida en el instituto.

También se instruyó al Instituto Federal Electoral (IFE) para que promueva la difusión y discusión informada de las consultas que hayan sido convocadas por el Congreso de la Unión, a través de los tiempos de radio y televisión que correspondan al propio Instituto.

Hay pues una nueva forma de participación social que seguramente cambiará la fisonomía y calidad de nuestra democracia. La mejor manera de sacarle provecho es usándola. Estoy seguro que forzará a que los representantes populares estemos más atentos a lo que quiere la gente.

@darioseguera

Comparte la nota

Publica un comentario