IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 31 de julio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.40

19.15

La otra fortuna de El Chapo

27 de febrero, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Un clásico dice que los gobiernos que persiguen con fervor a un delincuente que es largamente buscado, ordenan su detención “vivo o muerto”. Lo importante es sacarlo de circulación al costo que sea. Sin embargo, no es el caso de El Chapo. ¿Por qué?

Porque contra el clásico, para el gobierno de Enrique Pena Nieto El Chapo vale una verdadera fortuna vivo. En sentido contrario, valdría poco o nada si lo hubiesen matado durante su detención.

Por esa razón, porque vivo vale una fortuna, El Chapo no será extraditado a Estados Unidos en los años por venir —como lo exigió desde el primer momento el gobierno de Estados Unidos—, sino que primero rendirá cuentas en México y entregará a los mexicanos su valioso cargamento. Y luego, si con los años conviene a los intereses nacionales —y una vez que haya dejado en México su otra fortuna—, entonces podría ser extraditado.

Pero vale la pregunta. ¿De qué estamos hablando cuando nos referimos a “la otra fortuna” de El Chapo Guzmán? ¿De qué tamaño es “la otra fortuna” del jefe del más poderoso cártel de drogas del mundo? ¿Por qué el marcado interés del gobierno de Estados Unidos para que El Chapo sea extraditado a una de sus prisiones, antes que ser procesado en México? Vamos por partes.

1. Cuando hablamos de “la otra fortuna” de El Chapo, no nos referimos al dinero de sus fabulosos negocios, tampoco a las propiedades del cártel y a las empresas que operan el cultivo y/o fabricación de drogas, su traslado y comercialización. Y menos a los grupos empresariales que lavan el dinero, que lo meten a los sistemas financieros del mundo. Y estamos lejos de hablar de la logística para mover en México y el mundo toneladas de mariguana, cocaina y drogas sintéticas.

2. No, en realidad nos referimos a la valiosa información logística, táctica, estratégica, financiera, política y de seguridad que se requiere para hacer posible la operación de redes, contactos y sistemas de lavado que posee El Chapo; sea en México, sea en Estados Unidos o en el mundo entero.

3. Esa valiosa información que atesora El Chapo, es la fortuna más importante para el gobierno de Enrique Peña Nieto. Y por eso, porque a los estrategas de Peña Nieto les interesa obtener toda esa información, no van a extraditar a Estados Unidos a El Chapo. Y claro, por eso mismo, no lo van a dejar escapar.

4. Pero además, en el caso mexicano, la información valiosa que pudiera aportar El Chapo tiene que ver con redes de complicidades oficiales —que van desde secretarios de Estado hasta policías municipales—, pasando por empresarios y uno que otro político de altos vuelos. Y es que todos saben que El Chapo no pudo haber permanecido a salto de mata durante los últimos 13 años —y no pudo haber creado el imperio que creó—, sin la complicidad de policías, gobiernos municipales, estatales; sin jueces a sueldo, sin policías federales corruptos y sin funcionarios de alto nivel que volteaban a otro lado.

5. Si El Chapo es extraditado a Estados Unidos, toda la información sobre complicidades y vínculos con altos funcionarios, políticos, empresarios, sacerdotes y gobernantes mexicanos caería en manos del gobierno estadounidense y de las agencias de aquel país.

6. Pero si El Chapo se queda en una prisión mexicana y si la autoridad federal obtiene y procesa correctamente la mina de oro que significa obtener todo lo que sabe El Chapo —de las complicidades en México, pero sobre todo en Estados Unidos—, entonces el gobierno mexicano estaría en ventaja sobre el del vecino del norte. ¿Por qué?

7. Porque la autoridad mexicana tendría “la sartén por el mango”. Es decir, el gobierno mexicano contaría con toda la información sobre las redes de tráfico de droga —y en especial mariguana— hacia buena parte de consumidores estadounidenses. ¿Cuántos gobiernos estatales de EU pactaron con El Chapo la entrada de mariguana y otras drogas a su territorio? ¿Cuántos políticos, de qué niveles; cuántos cuerpos policiacos de Estados Unidos están implicados? ¿Cuánto les pagaba El Chapo por mantener el negocio criminal allende la frontera norte?

Está claro que a la llegada del gobierno de Peña Nieto —y al regreso del PRI al poder presidencial—, cambió el paradigma de la cooperación México – Estados Unidos en materia de drogas. México dejó de ser rehén de las agencias de Estados Unidos, como lo permitieron los gobiernos de Calderón y Fox. Y con El Chapo en prisión, México tiene a la mano la información sobre el corrupto gobierno de Estados Unidos.

Al tiempo.

Comparte la nota

Publica un comentario