IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de julio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.40

19.15

Energía: hora de la ley secundaria

19 de febrero, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Ciro Murayama

Avanza febrero y el Ejecutivo federal no ha enviado una sola de iniciativa legal para avanzar en la reglamentación de las reformas constitucionales de final de 2013. De nuevo, la sombra de la prisa se extiende sobre la calidad de elaboración de normas clave, como la energética.

Tras la aprobación de la reforma constitucional de los artículos 25, 27 y 28, no ha habido una discusión consistente acerca de qué temas deben quedar bien precisados en las leyes secundarias. El Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD) hizo público el documento La reforma energética: preguntas sin responder que bien puede ayudar a propiciar un debate en el que los impulsores de las leyes ofrezcan definiciones claras.

El IETD señala, de entrada, su falta de satisfacción con cómo se procesó la reforma constitucional (sin discusión en los Congresos locales, sin réplica a las reservas presentadas por los legisladores federales de izquierda), pero señala que incluso con esas críticas, y a partir de ellas, son pertinentes consideraciones para el momento actual, es decir, en la víspera de que inicie el debate parlamentario sobre la legislación secundaria.

Para empezar, Pemex debe de presentar antes del 31 de marzo a la Secretaría de Energía la solicitud para que se le asignen las áreas en exploración y los campos en producción que operará bajo el nuevo diseño constitucional, pero ¿cuáles serán los criterios del Ejecutivo para determinar si Pemex puede explorar y explotar con eficiencia y competitividad?

En el terreno institucional la reforma a la Constitución da nuevas funciones y atribuciones a la Comisión Nacional de Hidrocarburos y a la Comisión Reguladora de Energía, crea el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, el Centro Nacional de Información de Hidrocarburos, varios fideicomisos, el Centro Nacional de Control del Gas Natural, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, así como el Centro Nacional de Control de Energía. Ante este entramado, la legislación deberá precisar, como exige el IETD, una adecuada integración de políticas y la coordinación básica entre los organismos del sector energético, garantizando su autonomía y que no sean capturados por los intereses privados.

La reforma constitucional da lugar a la creación de mercados privados para el abasto de energía, en particular la eléctrica. El IETD pregunta: ¿cómo salvaguardar que los agentes privados aseguren la oferta y cómo evitar alzas de precios mayores a lo esperado?

En cuanto a los ingresos públicos, ¿cuáles serán las definiciones para el nuevo régimen fiscal de Pemex de tal modo que no se le debilite más en vista del nuevo panorama de competencia, y a la vez se asegure una transición ordenada para suplir la previsible reducción de la contribución que hoy realiza?

En cuanto a la atracción de inversiones y el contendido nacional en las cadenas productivas de la energía, ¿qué disposiciones legales y de política pública se tienen previstas para concretar encadenamientos productivos nacionales en la actividad energética?, y ¿en qué bases y porcentajes mínimos se piensa para la proveeduría nacional en la ejecución de las nuevas asignaciones y contratos?

¿Qué previsiones se incorporarán para prevenir riesgos ambientales en las nuevas formas de explotación de hidrocarburos, sobre todo los asociados a gas de lutita?

El IETD concluye afirmando que la calidad de las decisiones que se adoptan en una democracia está indefectiblemente vinculada con la calidad de la deliberación que las precede. Esperemos que no vuelva a ser la combinación de escaso debate y mucho marketing lo que acompañe la discusión de las leyes secundarias en materia energética.

Comparte la nota

Publica un comentario