Doña Antonia, entre el encierro y el olvido

12 de mayo, 2014

admin/La Voz de Michoacán

antonia

Homero Lemus / La Voz de Michoacán.
Pidiendo a diario “un taco”, abandonada y encerrada en un pequeño domicilio se encuentra Antonia Cedeño Estrada. Una señora de la tercera edad que se ha convertido en parte de la vida cotidiana de la calle Juan Delgado, en la colonia Granjas del Maestro.

En un portón negro, marcado con el número  159, y con un candado que se observa al pasar por la calle, la señora no recuerda su edad, solo pide comida y solicita ayuda a la gente que transita por el lugar. Aparentemente desesperada clama por leche y pan que es lo que más le gusta.

Desde hace más de un año la escena es típica para los colonos, quienes mediante un correo anónimo informaron a La Voz de Michoacán sobre lo ocurrido en el lugar y el temor de la que la señora sufra algún accidente.

La señora Antonia tiene visos de padecer de sus facultes mentales, no escucha bien, pero alcanza a relatar que sólo una de sus hijas de manera ocasional acude a llevarle comida. “Mi hija viene de vez en cuando, porque vive lejos”, se limita a señalar.

Describe que se levanta temprano, se pone a dar vueltas en la casa, y se sienta a observar y pedirle a la gente que le ayude. A duras fuerzas alcanza a externar que tiene un poco de dolor en el estomago.

Según los testimonios de los vecinos la señora fue encerrada por sus hijos debido a que se salía para pedir limosna, ante ello tenían que ir a buscarla, por lo que determinaron poner un candado a su puerta. De acuerdo a los mismos uno de sus familiares vive en una carpintería ubicada a un costado del domicilio en la que no se encontraba nadie.

La anciana hizo un agujero en el alambrado para poder recibir comida de los vecinos que practicamente son los que la mantienen.

“Siente uno feo, porque la señora te pide comida, solo eso y nadie la atiende, por eso es que algunos le llevan algún taco o fruta y es con lo que se mantiene, aveces se ve que sus hijos le limpian o le llevan comida o la bañan, pero sigue encerrada”, dijo una de las colonas.

Sin embargo, otro de los vecinos externó que la preocupación de los mismos es la posibilidad de que se ocasione un accidente en el lugar y pueda haber consecuencias fatales. “La señora no se salvaría a un incendio o cualquier cosa que pudiera provocar, es por eso que pedimos que se le atienda”, dijeron.

Comparte la nota

Publica un comentario