IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de junio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.40

19.15

Columna: El caso Hipólito

21 de marzo, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Editorial

Han sido varias las especulaciones que han brotado a raíz del auto de formal prisión que fue dictado en contra del fundador del movimiento de autodefensas, Hipólito Mora; según el juez cuarto de lo penal, tras evaluar las pruebas que fueron aportadas (hay quienes las cuestionan), se determinó la responsabilidad de coparticipación en el asesinato de dos personas del grupo afín a su adversario, Luis Antonio Torres, “El Americano”, por lo que debía permanecer en prisión; asimismo se determinó que sería enviado al Cereso de Apatzingán, a donde también se canalizaría su expediente, sin embargo, horas más tarde, el Poder Judicial cambió de opinión y consideró que debía quedarse en el Cereso de Mil Cumbres. El abogado ya había advertido del riesgo que implicaba que el líder de los autodefensas fuera trasladado a Apatzingán. Salta lo pasivo del discurso de Mora en su oportunidad de hablar con los medios de comunicación, quien a su vez sólo limitó a lanzar un llamado a sus correligionarios a que no “se rajaran”. Para nadie era desconocido que el destino de los autodefensas sería su desmovilización total, incluso fue un acuerdo con el comisionado Alfredo Castillo, sin embargo, la caída de Hipólito Mora fue muy repentina, quien era uno de los líderes más importantes, y que hasta se codeaba con los altos funcionarios, pero tenía la virtud o la desventaja, ser de bajo perfil, esto comparado con el doctor José Manuel Mireles y Estanislao Beltrán Torres, éstos dos últimos fueron los que aparecieron con mayor frecuencia a nombre del movimiento. Mireles reconoció que ya venían por ellos, o en otras palabras, se avecinaba su desintegración (del movimiento), incluso el mismo Hipólito reconoció que en algún momento llegaría a su fin la guerra que habían emprendido, una vez que las autoridades asumieran el completo control de la seguridad. Hoy tal parece que esto ya se está dando, y no se debe descartar que en cualquier momento haya un desarme de “comunitarios”; quizá es la punta del iceberg.

Comparte la nota

Publica un comentario