IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 1 de julio de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

18.40

19.15

Columna: Del IFE al INE

31 de marzo, 2014

admin/La Voz de Michoacán

Rafael G. Vargas Pasaye

 

Uno de los puntos que trata la Reforma Política Electoral es la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) que viene a suplir al Instituto Federal Electoral (IFE). Un papel interesante en la vida democrática de nuestro país, puesto que de lo que estamos hablando es de la importancia de la autoridad y el incómodo papel de árbitro que cumple, puesto que es sabido que quien gana habla bien o se mantiene al margen, pero el que pierde tiende a descalificar, sobre todo cuando el resultado es muy cerrado.

Incuso ha habido casos donde un mismo personaje tilda que en el trabajo de la autoridad electoral es sobresaliente en un lugar, pero en el resto del país no, es el caso de Andrés Manuel López Obrador en 2006 y 2012, donde la ciudad de México era ejemplo de democracia y el resto del país, simplemente un robo, en su decir.

El proceso de creación del INE ha traído consigo una interesante ventana para el debate y la reflexión, un punto que sobresale es el de la centralización de las decisiones electorales, esto es, desde los escritorios de la Ciudad de México se definirán buena parte de los hechos que ocurran en todo el país. y esto no es bueno, pues se pone en riesgo los usos y costumbres, los detalles cercanos que con trabajo desde las capitales de los estados se mira en el interior de sus municipios.

Como bien dijo el sábado Liébano Sáenz en su artículo “La disputa por el INE”: “no se puede despojar a los estados y al Distrito Federal del derecho de resolver por sí mismos sus problemas y crear sus propias instituciones”. Y sumaría, de sus propias responsabilidades, el exceso de centralismo nos hace dar pasos hacia atrás en ciertos contextos como lo es el electoral.

Por su parte, el proceso de selección de los que aspiran a ocupar un cargo en el naciente INE ha sido toda una travesía. Queda la numeralia para el registro, fueron 307 los aspirantes, un Comité Técnico de Evaluación en la Cámara de Diputados hizo un filtró y acomodó en 11 quintetas de donde saldrán los consejeros, y el consejero presidente o presidenta.

Ahora viene el trabajo de los diputados para elegirlos, cuestión de días o de horas, ya que este 2 de abril se vence el plazo para elegirlos. Y no está de más recordar que en ese recinto hay decisiones que tienden a partidizarse. Y a ello se le suma que lo urgente siempre va por encima de lo importante y lo importante responde a intereses de los partidos. Ejemplo de lo urgente lo acabamos de vivir esta semana reciente cuando llegó hasta San Lázaro el tema de la violencia en los estadios, que no hubiera sido tema si no pasan las escenas desagradables en el estadio Jalisco.

Regresando a la selección de los consejeros del INE, vale la pena analizar que las quintetas se designaron también de acuerdo al periodo que estarían en el cargo, divididos de 3, 6 y 9 años, y de entre ellos también se generó la quinteta para presidir el instituto naciente, siendo los nombres de Lorenzo Córdova  y Marco Antonio Baños los más reconocibles puesto que son dos de los cuatro consejeros que le quedan al IFE. Los otros dos también compiten por un espacio: María Marván y Benito Nacif.

Y ese colofón no se merece el IFE, institución que nos deja algo más que nostalgia. Lamentablemente termina desdibujado, gris, incompleto, manoseado y ninguneado, con una rotación en su presidencia, que en estos momentos es complicado decir quién lo preside, pero para el caso resulta lo menos trascendente. Y esa debacle vino desde hace años, por ejemplo la última elección de consejeros del IFE que fue en diciembre de 2011, después de más de 14 meses con tres asientos vacíos en su Consejo General.

Lo cierto es que el IFE, a partir de unos días INE, es una institución que le brinda a México una fortaleza en si vida democrática, es un lugar donde no sólo se labora durante las elecciones, sino que a lo largo del año, y en los periodos que no hay elección, se genera educación electoral, generación de nuevos territorios, mecanismos que ayudan en general a darle mayor credibilidad y confianza. Es una institución de todos, y en esa medida se le desea un buen inicio. Ojalá los diputados piensen similar.

 

rafaelvargaspasaye@gmail.com

@rvargaspasaye

Autor de “Apuntes de un consultor en campaña”.

Comparte la nota

Publica un comentario